El Parque Nacional Volcán Masaya en Nicaragua

Parque Nacional Volcán Masaya en Nicaragua

No es la primera vez que oigo a muchos turistas preguntar por los atractivos de un país como Nicaragua. Realmente es todo un desconocido en la parcela turística, y posiblemente muchos de nosotros tengamos más noticias de él desgraciadamente por sus desastres naturales que por otros motivos.

Sin embargo la naturaleza precisamente ha dotado a Nicaragua de un amplio abanico de lugares turísticos. Hoy con esta excusa queremos llevaros hasta la ciudad de Masaya, situada a unos 35 kilómetros al sudeste de Managua. Conocida también como la ciudad de las flores, está considerada la cuna del folklore nicaragüense. Pero por lo que realmente es famosa dentro del país es por la Laguna de Masaya y el volcán del mismo nombre, que conforman desde 1979 uno de los más hermosos parques nacionales de Latinoamérica.

Cuentan los lugareños que en la Laguna de Masaya vive una serpiente de barba larga. Esta serpiente mantenía prisionero al hijo de un cacique del lugar y, mientras viviera el animal, el amor del chico no podría pertenecer a ninguna mujer. Había dos chicas que estaban enamoradas del hijo del cacique, por lo que, según cuenta la leyenda, marcharon hasta la laguna y lograron amarrar a la serpiente en el tronco de un árbol.

El cómo lo consiguieron… no se sabe, lo cierto es que la serpiente comenzó a llorar y a llorar, y sus lágrimas formaron lo que hoy es la Laguna de Masaya. Pero esta es apenas solo una de las muchas leyendas que se han tejido sobre este lugar.

La laguna y el volcán de Masaya dan vida al primer y más grande parque nacional de Nicaragua. Una de las bocas del volcán está contínuamente expulsando humo. No es de extrañar que en el siglo XVI los conquistadores españoles pensaran que estaban frente a la boca del infierno. Hay escritos que aseguran que en aquella época había una bruja que vivía dentro del propio volcán, a la que los expedicionarios creían como el mismo diablo.

El último gran movimiento de este volcán se produjo en el año 2003. Hoy en día es uno de los pocos volcanes de América a los que se puede acceder en coche hasta el mismo borde de la caldera. Precisamente hay un mirador para ver el interior. Los lugareños que hay allí os dirán que estáis ante el Popogatepe, que quiere decir la montaña que arde.

Foto Vía La Coctelera

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Centroamérica, Nicaragua



Deja tu comentario