La Quema del Diablo en Guatemala

Quema del Diablo en Guatemala

Si os gustan las tradiciones, las historias populares y las leyendas os tiene que apasionar Latinoamérica. No hay país de este continente  que no se encuentre empapado de viejas historias que cuentan las gentes del lugar. Personajes míticos o de leyenda, sucesos, historias mitológicas, toda Latinoamérica es tierra de cultivo de seres imaginarios y tradiciones ancestrales.

Ahora con la llegada de la Navidad muchas de estas tradiciones salen a la luz. Es lo que sucede el próximo 7 de diciembre en Guatemala con la Quema del Diablo. En ella lo mágico y lo religioso se funden desde tiempos inmemoriales. A eso de las 18.00 horas de este día los guatemaltecos comienzan a limpiar el hogar, deshaciéndose de las cosas más viejas y gastadas, e incluso quemando periódicos coleccionados durante todo el año.

Pero todo lo hacen a lo grande, con fogatas y hogueras en la calle que se denominan popularmente fogarones. Así da inicio la Navidad en Guatemala. El fuego simboliza la luz de la Virgen que, con el anuncio de su alumbramiento, ha vencido al Diablo. Una celebración que tiene sus orígenes en el siglo XVI y que reúne junto al fuego a niños y mayores. En aquella época, al no haber alumbrado artificial, se realizaban hogueras para iluminar el paso de la procesión de la Virgen de la Concepción.

Todo el mundo participa ya que, los días previos, los más pequeños son los encargados de recolectar pajas y ramas secas para la hoguera. Una vez hecha la pira, a las 18.00 horas se enciende el fogarón quemándose todo lo que está en desuso en casa, e incluso, en los últimos años, algunas figurillas simbolizando al demonio. La de diablos que se venden los días previos por las calles de Guatemala. Alrededor de la fogata suena el ruido de los cohetes y los petardos.

La Quema del Diablo es una tradición que se celebra especialmente en las calles y barrios de la capital de Guatemala, aunque se extiende también a otros puntos del país. A pesar de tener varios siglos de antigüedad los ecologistas no están muy por la labor de que se siga desarrollando, especialmente por el grado de contaminación que produce. Sin embargo la mayoría de los ciudadanos ven en esta fiesta una forma mágica y religiosa de renovarse para el año nuevo que se avecina.

Es una batalla entre el bien y el mal, un método de purificación espiritual en el que se elimina todo lo negativo. Por algo se cree que el Diablo se esconde en los rincones de las casas, entre las cosas viejas, ¿no?.

Foto Vía Antigua Daily Photo

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Centroamérica, Guatemala



Deja tu comentario